5 razones para acercarse a la fiesta grande de Castellón

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Castelló de la Plana lo tiene todo listo para vestirse de gala para sus fiestas fundacionales que se celebran del 3 al 11 de marzo. Un despliegue de color, tradición, música y gastronomía que se convierte en una oportunidad para conocer esta localidad castellonense. Eso sí, prepárate para muchos petardos, mascletás y fuego, mucho fuego, a orillas del Mediterráneo. Porque queremos que disfrutes del #MediterráneoEnVivo. 

Una ciudad para pasear

La Torre Fadri y la Concatedrla gótica.

La ventaja de ser una capital de tamaño medio es que todo queda cerca y Castelló se presenta como una ciudad amable, animada y con sabor (y clima) Mediterráneo que invita a pasear. Del centro histórico llama la atención que todavía se percibe la forma de campamento romano, levantado sobre las antiguas alquerías árabes. Y en tu recorrido no pases por alto los edificios del  llamado ‘Gótico Mediterráneo’ como el Ayuntamiento, el Fadrí o la Concatedral;  los modernistas Casino Antiguo o el Teatro Principal y  ejemplares contemporáneos como el Museo de Bellas Artes. Además, las cerca de 200 obras de arte expuestas en la calle convierten a la ciudad en un museo al aire libre de gran patrimonio cultural.

Si vas en fin de semana, mézclate con el ambientazo de las tascas de la Plaza Santa Clara –muy cerca del Ayuntamiento– y las calles adyacentes.

A caballo entre el núcleo primitivo y el mar, se encuentra el distrito del Grao, donde se concentra la vida relacionada con todas las actividades marineras.  En el puerto pesquero y comercial y en el Club Náutico encontrarás las mejores opciones de ocio. Localizado a 4 kilómetros del centro de la ciudad, el Grao posee una entidad propia, historia y fiestas que le distinguen de la capital de la provincia.

La ciudad, además, ofrece un completo abanico de hoteles para alojarse.
  

La Romeria de les Canyes

El elemento que articula las fiestas es la “Gaiata”, monumento construido con todo tipo de materiales, en el cual es indispensable la luz. Representan de manera artística los gaiatos con los faroles de luz sobre los que se apoyaron los antiguos peregrinos castellonenses.

La Romeria es uno de los actos centrales de las fiestas de la Magdalena de Castellón (declaradas de Fiestas de Interés Turístico Internacional) y luce desde el año pasado el título de Bien de Interés Cultural Inmaterial debido al alto valor histórico –los orígenes se remontan a 1375– e identitario que tiene para la ciudad –se conmemora el traslado de la población de la antigua villa medieval en el cerro al fértil plano–.

Se celebra siempre el primer domingo de las fiestas y cuenta con varios actos festivos y religiosos a los que acuden miles de personas. Hay que madrugar si quieres ver este espectáculo porque los rituales empiezan a las 6:30 de la mañana con el tañer de las campanas. La romería recorre los ocho kilómetros que separan la ciudad de Castellón del cerro de la Magdalena.

La caminata de romeros, ataviados con la caña con su cinta verde, hace una primera parada en la ermita de Sant Roc de Canet para degustar un almuerzo compuesto por un dulce típico como la figa albardá i traguet, un buñuelo de higo con una copa de vino, cerveza o barreja. Y a la llegada a la ermita, se dispara una mascletá y se inicia el reparto de los rollos a todos los romeros.

La romería es sin duda un punto de reunión, ya que en la explanada del cerro de la Magdalena se elabora una gran paella para todo el público.

Tras la comida campestre por los alrededores de la Ermita, sobre las 15:45 horas comienza la Torná a la ciudad. La romería hace su entrada en la ciudad por el Forn del Pla donde tendrá lugar el tradicional acto de Les Tres Caigudes. A continuación, la Tornà y la Procesión de Penitentes recorren varias calles de la ciudad. Esta procesión se considera como uno de los primeros actos de Semana Santa de toda España.  A continuación empieza el desfile de les Gaiates como colofón.

Este año, por primera vez, está previsto retransmitir a través de Facebook Live las principales paradas de este día a través de la página en Facebook de @ComunitatValenciana

 

Playas kilométricas

No te olvides de que estás a orillas del Mediterráneo. En Castelló de la Plana encontrarás más de ocho kilómetros de playas entre El Grao y Benicàssim, todas ellas galardonadas con bandera azul desde hace ya algunos años. Por mencionar algunas, las playas del Pinar, Gurugú y Serradal colmarán tus expectativas. 

Fiesta gastronómica


No hay fiesta que se precie en la Comunitat Valenciana sin su festín gastronómico.  Junto  a la  figa i doset, otros platos estrella son el bocadillo de tortilla de habas tiernas  y los rollitos magdaleneros.

Un plato tradicional que sí o sí has de probar es el ximo, un bocadillo especial, del que se cuenta que nació de los amores entre un bocadillo de atún con tomate y una torrija.

Y en el postre no puede faltar la Coca de Castellón, un delicioso bizcocho ¡de patata! que lleva el sello de denominación de origen de la provincia.  O unas pilotes de frare,  un bollo relleno de deliciosa crema y coronado de azúcar.

Y ya fuera del entorno festivo, como parte de la oferta gastronómica local, no puede faltar el producto de mar: dorada, el atún o la lubina cocinados a la plancha, a la espalda, en su salsa o a la sal son manjares dignos del mejor paladar. Y en cuestión de tapas, los chipirones, los mejillones de roca (al vapor), las almejas o los boquerones son una buena opción.

 

De excursión a las Islas Columbretes… o al desierto de Las Palmas


No te puedes ir sin acercarte a conocer estos islotes y escollos que son uno  de los mejores ejemplares del vulcanismo de nuestra tierra y uno de los pequeños espacios insulares de mayor interés ecológico del Mediterráneo.  Por algo han sido declaradas parque natural y reserva marina.

Situadas a 56 km de la costa, las Columbretes se agrupan en cuatro  grupos, a los cuales les da nombre la mayor de cada una de sus islas: l’Illa Grossa, que es la única habitada; la Ferrera, la Foradada y el Carallot.

Destaca l’Illa Grossa, formada por diversos cráteres encadenados, y el Carallot, que, con sus 32 metros de altura sobre el mar, es el testimonio geológico de los restos de la chimenea central de un volcán.

Si estás interesado en conocerlas mejor, acércate por el Planetario de Castellón o visita esta web.

Para los que sean más de montaña, el Desierto de las Palmas es un enclave natural entre Castelló de la Plana y Benicàssim con unas vistas fabulosas al mar y al interior. Y si buscas adrenalina, atrévete con la escalada a la cresta de las Agujas de Santa Águeda. Te puedes imaginar de dónde viene el nombre, ¿verdad?

Si ya te han entrado las ganas de ir, solo te queda preparar tu escapada a Castelló de la Plana y disfrutarla in situ.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Artículos relacionados

Súmate a la conversación