En el desierto más seco del mundo, el de Atacama aparece, a 1.100 metros de altitud, una mano colosal. Seguir leyendo