El humo envuelve la escalinata de la iglesia de Santo Tomás. La parte baja está casi completamente ocupada. Seguir leyendo