El sol dorando tu piel, el rugido del oleaje en tus oídos y la brisa marina revolviendo tu pelo. Y todo esto a. Seguir leyendo