Así es. Los visitantes se quedan atrapados en el llamado “triángulo del arte”: Prado, Thyssen y Reina Sofía. Seguir leyendo