Entre comercios tradicionales y guiris ansiosos por tomarse un chupito, se esconde la propiedad privada con más. Seguir leyendo