En aquella playa de Península Valdés, en la Patagonia argentina, solo estábamos nosotros dos, observando fascinados a una ballena franca austral.