Aunque no lo parezca, la casa de los Picapiedras es real y está en la sierra de Fafe, en el norte de Portugal.