En pleno julio estamos llegando a unas temperaturas que ni un camello del desierto podría aguantar. No quiero ni. Seguir leyendo