Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Coloridos, alegres, festivos, con exuberante vegetación y con unas vistas inmejorables. Hablamos de cementerios. Porque no todos los camposantos dan miedo, os presentamos cinco que deberíais visitar en esta vida.

Cementerio de San Pedro (Salzburgo)

El cementerio de San Pedro o cementerio Petersfriedhof se encuentra a la sombra de la colina Monchsberg a cuyos pies se extiende Salzburgo. Es uno de los camposantos más bellos del mundo. Rebosante de vegetación, sus empinadas escaleras están talladas en el acantilado que hay por encima de la iglesia. De hecho, el camposanto se adapta tanto al escaso espacio disponible en la roca que sus tumbas casi cuelgan de la pared de la montaña.
Como todo cementerio que se precie tiene su propia leyenda. Se dice que en este lugar hay siete tumbas malditas donde están enterradas las siete esposas del picapedrero de San Pedro ¡Y que las mató de risa haciéndoles cosquillas!
La verdad es que aquí descansan personajes tan notables como Michael Haydn o la hermana menor de Mozart.
Cementerio San Pedro-Salzburgo
Foto de Anomieus (CC BY-NC-ND 2.0)

Antiguo Cementerio Judío (Praga)

El Antiguo Cementerio Judío de Praga es un lugar sobrecogedor. Situado en Josefov, durante más de 300 años fue el único lugar de la ciudad donde se permitió enterrar a los judíos. Por este motivo, y aunque la primera lápida data de 1439 este camposanto no ha podido crecer, por lo que conserva todo su carácter intacto.
Debido a la falta de espacio los cuerpos han sido apilados unos encima de otros.
Hoy existen más de 12.000 lápidas y se estima que puede haber enterradas unas ¡100.000 personas!
Si viajáis a Praga esta Semana Santa, la visita a este cementerio es imprescindible, ya que es uno de los lugares más impactantes de la ciudad y testigo de siglos de su historia.
Antiguo Cementerio Judío-Praga
Foto de Toni Escuder (CC BY-NC-ND 2.0)

Cementerio alegre de Sapantza (Rumanía)

El cementerio Merry, también conocido como el cementerio alegre, se encuentra en la aldea rumana de Sapantza, a ocho kilómetros de la frontera con Ucrania. En muchos camposantos el color se encuentra en las flores depositadas en las lápidas pero aquí el color lo tienen las propias tumbas. Cada una de ellas es una colorida obra naïf realizada con pinturas o azulejos y protegida por pintorescos tejadillos policromados. Todas ellas con epitafios que describen de forma poética a las personas que están enterradas.
Aquí la muerte no es algo lúgubre sino un trámite lleno de alegría y esperanza por alcanzar una vida mejor. Es un museo al aire libre y un destino turístico que no podéis dejar de visitar.
Merry Cemetery-Rumanía
Foto de Prof.Mortel (CC BY-NC-SA 2.0)

Cementerio Xoxocotlán (México)

El cementerio de Santa Cruz Xoxocotlán está sembrado de velas, de manera que por la noche parece un campo de luciérnagas. Los familiares de los difuntos contribuyen a este espectáculo de luz paseando entre las tumbas para colocar velas y flores de cempazúchitl sobre los nichos al tiempo que beben mezcal.
La noche del 31 de octubre se organiza una vigilia especial hasta la madrugada del día 1 de noviembre. Se levantan altares repletos de flores, fotografías, comida y cualquier objeto imaginable para honrar la memoria de los muertos. Es una auténtica fiesta llena de alegría y diversión muy alejada de cualquier imagen triste que se pueda asociar a los camposantos.
Cementerio Xoxocotlan
Foto de linkogecko (CC BY-NC-ND 2.0)

 Cementerio Green-Wood (Nueva York)

Este es el cementerio más importante y grande de la ciudad de Nueva York. Situado en el barrio de Brooklyn cuenta con un paisaje formado por valles y colinas y una arquitectura victoriana que enamoran a cualquier visitante. Contiene alrededor de 600.000 tumbas y fue declarado Monumento Histórico Nacional por el Gobierno de los Estados Unidos.
Entre los puntos a visitar destaca Battle Path, un mirador natural desde el que disfrutar de las mejores vistas de Nueva York. Y las tumbas de Jean Michel Basquiat y Leonard Bernstein.
Todo un paseo por la historia religiosa y artística de esta ciudad.
Cementerio Green-Wood-Nueva York
Foto de Michela Simoncini (CC BY 2.0)

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Comunicadora, creativa, redactora de historias y con 20 países recorridos a mis espaldas….¡y los que me quedan! No importa el destino, porque para viajar solo necesitas ganas de comerte el mundo. Y yo tengo mucha hambre. ¿Te vienes conmigo?

Artículos relacionados

Súmate a la conversación