Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

El cocido es uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía española, casi con tantas variantes como pequeños hay en nuestra geografía. La combinación de “plato de cuchara” con proteína carnívora lo convierten en un imprescindible invernal, pero: ¿sabías que no somos los únicos en practicarlo? Amantes de esta contundente delicia, hoy os traemos un pequeño recorrido por otras zonas del globo.

Pozole rojo, México

Pozole rojo

Imagen Flickr: James

Sí, en el país de los tacos también disfrutan de su propia versión: carne y costillas de cerdo, cebolla y en vez de alubias o garbanzos, maíz cocido a fuego lento. Al caldo resultante se le aparta la grasa, y se le añade una salsa a base de chiles, ajo y orégano mexicano. Y,  todo ello se acompaña de rábanos, lechuga, como sustituta del repollo, cebolla y chiles. ¡Sabrosísimo!

 

Bollito Misto, Italia

Bollito Misto

Imagen Flickr: Rowena

Oriundo del Piamonte y posteriormente extendido al norte del país, este conjunto de carnes hervidas es un manjar complejo de elaborar. Los restaurantes lo sirven una vez a la semana y las familias lo comparten en fiestas de guardar. Viandas vacunas y avícolas cocidas junto a apios, cebollas, laurel y ajo y aparte cotechino y zampone, los chorizos de la Italia septentrional. Hasta aquí parece sencillo, ¿verdad? ¡Pues no! Lejos de la tradicional condimento de tomate y cominos del cocido madrileño, esta pitanza se ofrece con cinco salsas: la verde, con perejil, ajo, anchoas y atún; la de miel y frutos secos, a base de nueces, avellanas, almendras, miel y semillas de mostaza; la agliata, con yema de huevo, vinagre, aceite y pimienta; la de rábano picante; y por último, la tonnata, compuesta de anchoas, atún, huevo duro, mostaza y mayonesa. ¡El cocido en su versión más “mar y montaña”!

 

Cozido, Portugal

Cozido

Imagen Flickr: David Stanley

La receta de nuestros vecinos es muy parecida a la española, con sutiles diferencias que marcan nuevas pautas de sabor. Carne de gallina, vacuno y cerdo, ésta última ahumada, como también lo están los embutidos utilizados: farinheira –una especie de longaniza elaborada con carne de cerdo, pimentón, harina y vino-, morcilla, chorizo y chorizo de sangre –éste último también usado en su versión gallega-. En la parte vegetal añaden frijoles, arroz, nabo y col. La importancia de los pequeños detalles!. Escápate para probarlo, ¡a qué esperas!

 

Eintopf, Alemania

Eintopf

Imagen Flickr: Kinderkoechin

Eintopf en alemán significa olla, y por extensión se refiere a cualquier plato –existen recetas diferentes en cada departamento– cocinado en este recipiente bajo estos cuatro ingredientes tipo: caldo, verduras, hidratos traducidos principalmente en legumbres y carne de vaca, cerdo, pollo y o salchichas; todo ello realizado a un fuego lento y junto en el mismo recipiente.  El aderezo en forma de especies también suele estar muy presente: el cebollino, el perejil, el levístico y la pimienta entre los más comunes. ¿Preparados para probar algunas de sus infinitas variantes?

Pot-Au-Feu, Francia

pot au feu

Imagen Flickr: jmvnoos in Paris

Prima hermana de la olla podrida, sus protagonistas son el tuétano, el osobuco y la falda de ternera ataviados con zanahoria, nabo, ajos, cebolla, patatas y laurel. Para prepararlo esta exquisitez francesa ‘solo’ necesitamos ¡cinco horas de paciencia!. Eso, os disfrutarlo en restaurantes caseros como Le Roi du Pot au Feu en París.

¿Habéis puesta ya el pote al fuego?

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Amante de las series de policías y la crónica negra en general. Gallega convencida. Me encantan las nécoras y las aceitunas. Y viajar. Si veis demasiadas tildes, es que a veces la RAE y yo discrepamos.

Artículos relacionados

Súmate a la conversación