¿En busca de un destino fresco en verano? Marismas de Santoña y Noja

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

El sofocante calor que hemos sufrido en las últimas semanas parece que nos está dando un respiro y da la sensación de que el clima nos permite coger un poco de carrerilla antes de abalanzarnos sobre el verano. Pero en Destinia no queremos resignarnos sin más a la canícula estival y os proponemos una solución que no pasa por crear un huracán de aire acondicionado, ni darse un chapuzón en la fuente pública más a mano, sino por viajar a selectos lugares del norte de España. Hoy hablaremos de tres localidades de la comarca cántabra de Trasmiera (Santoña, Noja y Laredo), y del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

Este parque natural es uno de los enclaves protegidos más sugerentes de la Piel de Toro y, al mismo tiempo, el lugar más húmedo de la cornisa cantábrica. En sus 6.678 hectáreas acoge a muchas especies de aves migratorias que hacen en él su invierno o su escala en el viaje hasta África. En total, se cuentan más de 120 especies de aves y más de una treintena de mamíferos (como zorros y tejones). Estas marismas se crearon hace varios milenios y actualmente forman parte del estuario de la ría del Asón de Treto, donde el agua dulce y el agua salada se entremezclan y las mareas anegan y vacían la bahía dos veces al día. Durante la bajamar quedan al descubierto porciones de tierra en las que se esconden los moluscos y mariscos a la espera de que la pleamar inunde otra vez su hábitat. Pero mientras esto sucede, las aves del parque se alimentan de las inmóviles criaturas… Aparte de ser un extraordinario observatorio de la naturaleza y sus ciclos –interesante lección para los más pequeños–, la belleza de los paisajes es única y admirable.

Marismas de Santona y Noja en Cantabria

Panorámica de las marismas de Santoña y Noja. Foto de Wikipedia.

Hay que añadir que esta área protegida ofrece a los amantes del riesgo diversas cuevas para practicar la espeleología, cada una con un grado de dificultad diferente. Entre ellas señalamos la cueva de Coventosa, la de Cofiar y la cueva Reñada. Esta última tiene salidas a cuatro valles distintos, aunque está indicada sólo para espeleólogos expertos. Por otro lado, en la cueva del Perro se conservan determinadas muestras de la presencia de humanos prehistóricos y en la cueva de La Fragua se encontraron vestigios de hace prácticamente 10.000 años.

Por lo que respecta a la localidad de Santoña, está emplazada en un punto estratégico de la bahía, motivo por el cual dispone de diversos fuertes, ahora en manos privadas: fuerte de San Carlos, fuerte de San Martín y el fuerte de Napoleón –construido por deseo expreso del Emperador durante la Guerra de la Independencia. Pero, al margen de la arquitectura militar, Santoña tiene otros edificios interesantes, como la iglesia de Santa María del Puerto, el palacio de Chiloeches, la plaza de Abastos o el palacio del Marqués de Manzanedo, construido por uno de tantos indianos cántabros que hicieron fortuna en la Hispanoamérica del siglo XIX. En Santoña se encuentra también la fabulosa playa de Berria (bandera azul), de 2,2 km.

Iglesia de Santa María del Puerto en Santoña

Iglesia de Santa María del Puerto en Santoña. Foto de Wikipedia.

Fuerte San Carlos en Santoña

Fuerte San Carlos. Foto tomada de Wikipedia.

Marisma de Santoña

La marisma de Santoña. Foto de Iker Merodio - Flickr.

Playa de Trengandin en Noja

Playa de Trengandin en Noja. Foto tomada de Wikipedia.

Solamente 10 km separan Santoña de Noja, localidad que está encajonada entre las marismas de Joyel y Victoria, que también forman parte del parque natural. En Noja destaca la playa de Trengandín. En cuanto a su patrimonio cultural citaremos la Torre de los Velasco, el molino de Victoria –que usaba energía mareomotriz–, el palacio Torre del Carmen o las ermitas de San Juan y San Pedro. Laredo es otra de las localidades más interesantes de la zona, ya que conserva una muralla del siglo XIII, la iglesia de Santa María de la Asunción (del mismo siglo) y un par de buenas playas: Regatón y La Salvé (bandera azul).

Laredo y su Playa

La localidad de Laredo y su Playa. Foto de Wikipedia.

muralla de laredo del siglo XIII

Muralla de Laredo, del siglo XIII. Foto de Wikipedia.

Recordamos que el área del Parque Natural Marismas de Santoña también se distribuye entre las siguientes localidades –todas esconden lugares sugerentes y curiosos: Voto, Limpias, Arnuero, Colindres, Argoños, Escalante, Bárcena de Cicero y Carasa. El acceso a la zona es realmente sencillo: el aeropuerto de Santander, en Camargo, está a unos 45 km de la comarca y el viaje por carretera desde la capital de la provincia ocupa algo más de media hora. Existen bastantes vuelos a Santander por precios muy razonables y diversos hoteles para pasar allí un fin de semana. ¡No lo dudéis y olvidaos del calor en el inolvidable Parque Natural Marismas de Santoña!

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Súmate a la conversación

Comentarios

  • pilar junio 9, 2011 at 10:37 am

    Me encanta Noja

  • Julieta junio 10, 2011 at 12:46 pm

    Parece ser un pueblo mágico / místico!!!! Definitivamente me gusta!!!!!!