Diez ideas para disfrutar de las vacaciones de Semana Santa

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

La Semana Santa es como una escala hacia las vacaciones del verano. No hay tantos días disponibles para viajar, pero sí son suficientes como para atreverse a ir relativamente lejos y disfrutar de destinos no tan «domésticos» como es lo habitual… Nosotros hemos elegido 10 capitales que pueden darte una idea de dónde pasar las generosas vacaciones de Semana Santa, sin los las exaltaciones y aprietos de los pasos y de las procesiones:

Ámsterdam

«Venecia del Norte» la llaman algunos por los numerosos canales que tejen su casco viejo de forma concéntrica, aunque Ámsterdam no es solo una ciudad de preciosos canales de agua atravesada por más de 100 puentes. La capital de los Países Bajos es también un importante núcleo cultural europeo con varios de los museos más interesantes del continente, como el Museo van Gogh o el Rijkmuseum. Eso sin contar con las múltiples opciones de ocio nocturno que pueden disfrutarse en uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad: el Barrio Rojo. No te pierdas tampoco la plaza central (Dam), el Oosterpark y el Mercado de las Flores (Bloemenmarkt).

800px-Amsterdam_-_Channel_-_1124

Las bicicletas y Ámsterdam, dos caras de una misma moneda. Foto de Jorge Royan, Wikimedia Commons.

Berlín

Capital de Alemania e importante núcleo cultural europeo, Berlín es quizá la ciudad más cosmopolita del país teutón. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial ha sido remodelada con el fin de recuperar su patrimonio histórico y fruto de este proyecto son la célebre Potsdamer Platz, donde se celebra cada año la Berlinale, y el Reichstag, el edificio del parlamento alemán. Muy interesantes son también el Tiergarten, el parque más importante de Berlín, el Museo Egipcio de Berlín, frente al impresionante Palacio de Charlottenburgo, la Puerta de Brandeburgo y la Alexanderplatz.

800px-Brandenburger_Tor_2005_006

Archiconocida Puerta de Brandeburgo —a veces escrito Brandemburgo—. Foto de Norbert Aepli, Wikimedia Commons.

Budapest

Centroeuropea por definición, la capital de Hungría es una de las ciudades más monumentales de Europa. Sólo el Danubio otorga a la ciudad un rasgo de monumentalidad única que viene reforzado por edificios como el Castillo de Buda, la Basílica de San Esteban o el famoso Parlamento de Hungría. Otro de los lugares ineludibles de Budapest es la Isla Margarita, donde hay un precioso parque muy famoso entre turistas y lugareños. «Budapest, con las riberas del Danubio, el barrio del castillo de Buda y la avenida Andrássy» es la denominación de la Unesco para un conjunto patrimonial que pertenece al Patrimonio de la Humanidad. Algunos de los puentes que cruzan el Danubio son realmente espectaculares, como el Puente de los Leones.

800px-Ponte_dei_leoni

Majestuoso Puente de los Leones sobre el majestuoso Danubio. Foto de Pier Luigi Mora, Wikimedia Commons.

Edimburgo

La capital de Escocia pertenece al Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1995 con la denominación de «La Ciudad Antigua y Nueva de Edimburgo». La Ciudad Antigua (Old Town) es la que estaba habitada durante la Edad Media y estaba encaramada sobre Castle Rock, promontorio rocoso sobre el que se asienta el castillo de Edimburgo; ya en el siglo XVIII con motivo del exceso de población se decidió ampliar los límites de la ciudad a nuevos barrios que se conocen como la Ciudad Nueva (New Town), donde se encuentran los preciosos Princess Street Gardens. Edimburgo ganó reconocimiento internacional tras ser escenario de una gran película, Trainspotting, interpretada por un escocés de pura cepa: Ewan McGregor.

799px-Edinburgh_Victoria_Street01

Calle de Victoria, en la Old Town de Edimburgo. Foto de Fingalo, Wikimedia Commons.

El Cairo

La caótica capital de Egipto se ha convertido en un destino turístico de primer orden (¡en 2006 recibió más de 9 millones de turistas!), a pesar de las convulsiones que ha vivido el país en los últimos meses. Cuando se visita El Cairo es imprescindible al menos dos cosas: ver el Museo Egipcio, que por supuesto exhibe la mayor colección de objetos del mundo sobre el Antiguo Egipto, y acercarse hasta las Pirámides de Guizá —las famosas Kheops, Khefrén y Micerinos—. El Cairo histórico, denominación Patrimonio de la Humanidad, es una perfecta guía para adentrarse en la capital de Egipto: está compuesta por el barrio copto, la ciudadela de Saladino y el gran zoco de Jan el-Jalili, de angostas e intrincadas calles.

800px-Islamic-cairo-street

Atrapado en un reloj de arena detenido por siempre, El Cairo islámico atesora preciosos rincones de otra eṕoca. Foto de Joonas Plaan, Wikimedia Commons.

Estambul

La capital del Mundo en la Edad Media —entonces era conocida como Bizancio o Constantinopla— no es la capital de Turquía, pero sí la mayor ciudad del país. Aunque es una ciudad enorme con millones de habitantes, se pueden remarcar algunos lugares como imprescindibles: así, es una delicia perderse por el Gran Bazar de Estambul, visitar la plaza de Taksim o recorrer las orillas del famoso Cuerno de Oro. Sobre sus templos, hay dos especialmente espectaculares: Hagia Sofía, antigua basílica bizantina del siglo VI, la Mezquita Nueva, y la Mezquita Azul.

800px-Aya_sofya

La antigua basílica bizantina de Hagia Sofía, hoy una de las mayores mezquitas del mundo. Foto de Saperaud, Wikimedia Commons.

Lisboa

La capital de Portugal tiene un aire decadentista que le da una imagen de melancolía que cuadra bien con los fados y con los curiosos tranvías y funiculares que transitan por sus calles. El punto de partida para conocer Lisboa puede ser la Plaza de Pedro IV o Plaza de Rossio, ya que en parte es el centro de reuniones sociales de Lisboa. Interesantes son también la plaza del Comercio, la torre de Belén o el monasterio de los Jerónimos, culminación del barroco estilo manuelino. Para degustar algo de vida nocturna lisboeta siempre es una buena opción acudir al Barrio Alto.

800px-Praça_Don_Pedro_IV_(Rossio)

La plaza de Pedro IV, centro de la vida lisboeta. Foto de Bznein, Wikimedia Commons.

Londres

La City es uno de los destinos más visitados del mundo, por mucho que la lluvia y la niebla hayan aguado la fiesta a más de uno, pero ¿qué sería Londres sin su niebla y sin sus lluvias? La Torre de Londres, el Parlamento, el Big Ben, la abadía de Westminster, el Tower Bridge o la noria del Támesis no serían lo mismo sin la presencia de esos factores meteorológicos. Pero, además de los monumentos típicos de Londres, Hyde Park es otra de las visitas más frecuentes entre los turistas, así como algunos barrios como Westminster, el Soho, Covent Garden o Saint James. Por último, una de las visitas más recomendables en un viaje a Londres es el Museo Británico, uno de los más ricos e importantes del mundo.

799px-Houses.of.parliament.overall.arp

El parlamento de Londres y la famosa torre del Big Ben. Foto de Arpingstone, Wikimedia Commons.

Nueva York

No es la capital de Estados Unidos, pero sí es la «capital del Mundo», así que, ¿cómo no incluir a la Gran Manzana en un post que trata de viajes a distintas capitales del mundo? Millones de turistas disfrutan todos los años de Nueva York, de sus grandes avenidas, sus enormes parques, su cosmopolita estilo… La única gran ausencia para quienes viajen a Nueva York esta Semana Santa será la Estatua de la Libertad, que se ha cerrado por un año desde el 29 de octubre para reforzar las medidas de seguridad del monumento.

800px-New_York's_Central_Park,_Southwest

Vista suroeste de Central Park, uno de los sitios más emblemáticos de Nueva York. Foto de Wikimedia Commons.

París

Aunque ya pasó San Valentín, la Ciudad de la Luz sigue siendo un destino imprescindible para cualquier pareja de enamorados. París en lugar en el que se puede hacer casi de todo, desde contemplar la gran urbe sobre la famosa Torre Eiffel hasta adentrarse en los barrios más bohemios como Montmartre. París es una ciudad con un patrimonio histórico-artístico importantísimo, y no sólo sobre la tierra, sino también bajo ella: recientemente han reabierto las impresionantes catacumbas de París, decenas de galerías subterráneas donde se apilan los huesos de miles de seres humanos allí enterrados a partir del siglo XVIII.

553px-Arc_Triomphe

El Arco del Triunfo y la Torre Eiffel al fondo, esencia arquitectónica de París. Foto de Benh, Wikimedia Commons.

En Destinia.com podéis encontrar algunas ofertas de Semana Santa para viajar a estos lugares o bien también podéis buscar el vuelo más hotel que mejor se ajuste a vuestras expectativas.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Súmate a la conversación

Comentarios

  • javier lopez marzo 8, 2012 at 6:32 pm

    Me encantaría ir a Nueva York ó a Paris,pero con la crisis tan galopante que tenemos,me conformaré con una casita rural con los amigos en un pueblo de Salamanca,que también es una buena opción y más barata.Saludos.