Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Este es uno de los destinos que hay que visitar al menos una vez en la vida, Las Cuevas de Mogao o también conocidas como Las Cuevas de los mil Budas.

Las Cuevas de Mogao, son son un conjunto de 492 templos situados cerca de la ciudad china de Dunhuang, en la provincia de Gansu, en lo que era un enclave estratégico de la Ruta de la Seda, convirtiendo este lugar en punto de encuentro para el comercio, los intercambios culturales e intelectuales.

Las grutas son famosas por sus estatuas, pinturas murales, manuscritos, etc.. son representativas de un milenio de arte búdico.

Cuevas de Mogao

Cuevas de Mogao

Según la leyenda local, un monje budista local tuvo una visión, vio de miles de Budas en los reflejos de los rayos de sol sobre la pared de arenisca de un acantilado y convenció a un acomodado peregrino de la Ruta de la Seda para que fundara el primero de los templos.

Desde casi el primer momento los monjes budistas que vivieron en Dunhuang coleccionaron escrituras traídas del oeste y los peregrinos que pasaron por allí pintaron murales en el interior de las cuevas. Estos murales cubren una superficie de más de 40,000 m2 y contienen más de 2.500 esculturas pintadas.
Finalmente en siglo XIV con el descubrimiento de nuevas rutas a Oriente por mar las cuevas fueron abandonadas.
Las cuevas de Mogao son las grutas budistas más famosas de todas China.

Los monjes budistas valoraba la austeridad lo aislado y remoto de de estas cuevas y seguramente les ayudarían a alcanzar la iluminación. Las pinturas servían de ayuda a la meditación y como herramientas para difundir la palabra, creencias e historias budistas.

Templo ( Cuevas de Mogao)

Templo ( Cuevas de Mogao)

A principios del Siglo XX un autoproclamado “guardián” de algunos templos, llamado Wang Yuanlu, descubrió una importante cantidad de manuscritos. Algunas expediciones occidentales acudieron a la zona interesados por el hallazgo de Wang, que en ese momento se embarcó en el proyecto de reconstruir algunos de los templos. Para ello, solicitó donaciones a las ciudades vecinas y a algunos de los exploradores Occidentales interesados en los manuscritos. Y desde aquel momento, y con la ayuda de Wang, comenzaron las excavaciones arqueológicas, para redescubrir los templos, y pronto hallaron inimaginables documentos en distintas lenuguas como el Sánscrito, el Soliano, el Tibetano… y en otras muchas más desconocidas.
Se descubrieron pinturas murales sobre papel o seda, de temática budista en su mayoría. Otras pinturas nos describen la vida cotidiana, el vestuario, la arquitectura , la música , etc. Aunque una de las piezas más valoradas es el Sutra de Diamante, el libro impreso más antiguo del mundo, hecho a partir de placas de madera y que podría datar del 11 de Mayo del año 868.

En 1987 la Unesco declaró el lugar “Patrimonio de la Humanidad”.

 


Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Artículos relacionados

Súmate a la conversación