Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Hay muchas formas de disfrutar de los deportes acuáticos, de bañarte y relajarte, de tomar el sol y deleitarse de la naturaleza en estado puro sin pisar el mar. Nos alejamos de la costa, cambiamos las playas de siempre y te descubrimos las mejores piscinas naturales de España. Son una alternativa refrescante para cuando el calor aprieta y lugares para reencontrarse con la naturaleza en cualquier momento del año.  ¿Nos acompañas?

  1. Termas de Ourense (Galicia)
  2. Piscinas naturales de Arenas de San Pedro (Ávila)
  3. Las playas del Lago de Sanabria (Zamora)
  4. Las playas del Pantano de San Juan (Madrid)
  5. La Playa del Embalse de Orellana (Badajoz)
  6. La Poza Gorg Blau en Sant Aniol d’Aguja, Girona (Cataluña)
  7. El Balneario La Fontcalda en Gandesa, Tarragona (Cataluña)
  8. Las pozas termales de Arnedillo (La Rioja)
  9. El charco azul en El Hierro (Islas Canarias)
  10. El Caletón en Garachico, Tenerife (Islas Canarias)

Termas de Ourense (Galicia)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Día de relax perfecto 😊 ! Paseo por Orense, Termas Chavasqueira y cena en un japonés #venditasvacaciones #disfrutando #orense #rutatermal #galiciacalidade

Una publicación compartida de Patricia Rico (@patri_siemprehayalgoqueponerse) el

No hace falta irse a los países nórdicos para darse un agradable y curativo baño termal al aire libre este invierno. Ourense es famosa por estos encantos naturales desde la época romana. En esta provincia gallega las fuentes termales brotaban, y aún brotan, por todas partes, y si algo les gustaba a los romanos era un buen baño caliente. A orillas del Miño, encontramos casi cuatro kilómetros de circuito termal con las pozas y termas de Chavasqueira, Muiño das Veigas, Outariz o las Burgas de Canedo.

Pero ya en el centro histórico de Ourense puedes darte ese baño relajante. Paseando por sus céntricas calles vemos uno de sus monumentos más emblemáticos y visitados, las fuentes As Burgas. Éste es uno de los manantiales termales más visitados de nuestro país y a sus aguas, que manan una temperatura de entre 60 y 67 grados, se le atribuyen propiedades medicinales. Su piscina termal se encuentra a unos 37 grados.

Y ya que andas por estas tierras, toma nota (para otro momento): las 11 playas desconocidas más increíbles de Galicia 

Piscinas naturales de Arenas de San Pedro (Ávila)

Piscinas_naturales_Arenas_de_San_Pedro

Cuando las temperaturas comienzan a subir, el río Arenal en Ávila forma dos charcas que se regulan por varias presas –una de ellas es de poca profundidad e ideal para que niños jueguen en el agua–. La zona ubicada en la Sierra de Gredos está muy bien acondicionada para ir en familia, con duchas, trampolines, merenderos. Y el agua está tan clara que podrás ver truchas nadando a tu alrededor.

 

Las playas del Lago de Sanabria (Zamora)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Moránea 🏄 Lago de Sanabria (@moraneasanabria) el

En Zamora hay un gran número de piscinas naturales, pozas y cascadas para refrescarnos durante los días de verano o disfrutar de un entorno natural espectacular en invierno.  Muchas de ellas se encuentran en el lago de Sanabria, el mayor lago natural de la Península Ibérica, con origen glaciar y situado dentro del parque natural que lleva su mismo nombre. En sus playas está permitido bañarse, la pesca y los deportes náuticos.

Las playas del Pantano de San Juan (Madrid)

Ya todos sabemos que en Madrid no hay playa, pero sí, piscinas naturales, pantanos y ríos igual de refrescantes, en donde se puede practicar el baño, deportes de agua, ir al chiringuito y está abierto en invierno y verano. E incluso también hay bandera azul –concedida por primera vez en 2018–, concretamente la Playa de Virgen de la Nueva, en el pantano de San Juan, ubicado en el municipio de San Martín de Valdeiglesias. Muy cerca también se encuentra la otra playa del pantano de San Juan, la Playa de El Muro, ideal para pasar un día en familia. Las aguas dulces del embalse de San Juan, construido en 1955, llegan desde el río Alberche, afluente del Tajo.

¿Te has quedado con ganas? Acércate por Las Presillas (Rascafría);  Las Berceas (Cercedilla)  y una de nuestras favoritas, Las Pozas de Puebla.

Encuentra tu hotel para alojarte en Madrid

 

La Playa del Embalse de Orellana (Badajoz)

piscina-naturales-embalse_Orellana

También hay bandera azul en la provincia de Extremadura. De hecho, la playa del Embalse de Orellana fue la primera en obtener esta distinción siendo de interior y con agua dulce. En esta playa se fijó la Comunidad de Madrid para hacer su Playa de Virgen de la Nueva en el Pantano de San Juan y es que tiene todo lo necesario para pasar una increíble jornada playera –desde la arena y el agua hasta el chiringuito–.  Aquí también puedes practicar deportes acuáticos como la vela o el piragüismo.

La Poza Gorg Blau en Sant Aniol d’Aguja, Girona (Cataluña)

piscina_natural_gorg_Blau_girona

Autor: Sisku (CC Wikipedia)

Si te gusta hacer senderismo te proponemos escaparte hasta la Riera de Sant Aniol en Girona, un sendero de unos 15 kilómetros en el que descubrirás la preciosa naturaleza de la Alta Garrotxa. Esta ruta no es difícil, pero tendremos que cruzar puentes colgantes, saltar piedras… Y la recompensa se esconde al final cuando se descubre la impresionante poza de color turquesa Gorg Blau. Un lugar ideal para practicar escalada y barranquismo y darte un buen baño refrescante –quizás en invierno demasiado helado–.

El Balneario La Fontcalda en Gandesa, Tarragona (Cataluña)

piscinas_naturales_la_Fontcalada

También en Cataluña, concretamente en Gandesa, en la provincia de Tarragona, entre las sierras de la Mola y el Crestall, encontramos el balneario de La Fontcalda. Con una fuente de agua medicinal al aire libre (en el río Canaletes) es ideal para los más frioleros –el agua se encuentra a unos 28 grados todo el año–. El  río se estrecha por un cañón de piedras y rocas, dando lugar a estas piscinas naturales que parece que se han excavado artificialmente en la roca.  Adjunto se encuentra un muy bien conservado santuario del s. XIV, donde los días de verano aún hay culto.

Si quieres conocer la naturaleza de la zona, antes de darte un baño en estas piscinas naturales y visitar el santuario, haz un tramo de la Vía Verde de la Terra Alta, un antiguo trazado de ferrocarril ideal para hacerse en bici y con niños.

Las pozas termales de Arnedillo (La Rioja)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Todo lo bueno llega a su FIN. #pozastermalesdearnedillo 🔥🔥🔥 #arnedillo #larioja #bañosdebarrodearnedillo #pozasarnedillo

Una publicación compartida de silvia (@siltima80) el

Dicen que estas pozas son el regalo de la naturaleza para comunidad autónoma de La Rioja. Tres piscinas naturales que más bien parecen un spa, a orillas del río Cidacos, totalmente gratuito, e ideal para quitarse el estrés dándote baños de agua caliente, a una temperatura que rondan desde los 30 hasta los 37 grados. Contienen aguas con carácter minero medicinal.

El Charco Azul en El Hierro (Islas Canarias)

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hay rinconcitos en #ElHierro que enamoran 💛 a cualquiera #Canarias

Una publicación compartida de Kopparberg Islas Canarias (@kopparbergislascanarias) el

La hermana más desconocida de las Islas Canarias, El Hierro, esconde una de las zonas de baño más impresionantes que no puedes dejar de visitar si eres amante de la naturaleza. Un lugar casi mágico que te dejará sin palabras llamado el Charco Azul, en el encantador pueblo El Golfo.

El Charco Azul son unas piscinas hechas naturalmente por la forma en la que llegó la lava a la costa cuando se formó la isla hace unos 100 millones de años y la continua erosión de las olas. Aquí puedes encontrar bastantes pozas para bañarte, pero sin dudarlo, la más espectacular es una pequeña gruta de poco más de 10 metros de largo por seis de ancho donde te embriagará el bonito sonido del mar.

Prepara tu viaje a Canarias

 El Caletón en Garachico (Tenerife, Canarias)

piscinas-naturales-caleton-tenrife

Cambiamos de isla y visitamos El Caletón deTenerife, las bonitas piscinas naturales urbanas que se formaron en la localidad de Garachico por la última erupción del volcán Trevejo en 1706. La lava ocultó gran parte de este bonito pueblo y a su llegada al mar formó estos charcos naturales –los más visitados de la zona sobre todo en verano–.

En las piscinas de El Caletón casi siempre hay gente bañándose y es muy agradable pasear por la zona, con los espectaculares acantilados de La Culata. Pero cuando hay viento el oleaje puede ser bastante fuerte y hay que tener precaución. Está declarado como un punto de interés turístico de la isla de Tenerife. Si las visitas, no olvides descubrir las calles y edificios singulares del encantador Garachico.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Gaditana, pero gallega de adopción, y residente en Madrid. Especialista en el mundo premium, “la buena vida” es mi lema. ¡Puedes comprobarlo en Quebieenmesabe!

Súmate a la conversación