Montreal: patrimonio histórico–artístico y postmodernidad

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram
Marché_Bonsecours_and_Foliage

Montreal combina el asfalto y parques en la justa medida. Al fondo, la cúpula del Oratorio de San José, la mayor iglesia de Canadá. Foto de User:AnnaKucsma, W. Commons.

Montreal se asienta sobre la Isla de Montreal, en medio del curso del río San Lorenzo. Es la segunda mayor ciudad de Canadá y, entre las grandes ciudades norteamericanas, una de las más interesantes. Su deshumanizado urbanismo de gran metrópolis moderna contrasta con su riqueza cultural e histórica plasmada en su casco histórico, y con el curioso hecho de ser la cuarta mayor ciudad del mundo por habitantes francófonos —sólo por detrás de París, Kinsasa y Abiyán. Esa herencia francesa, siempre tan inquieta por el mundo de la cultura, queda plasmada en la gran cantidad de festivales internacionales que se celebran allí y en los abundantes museos de la ciudad. Uno de los festivales más famosos y más interesantes de Montreal es el Festival Internacional de Jazz de Montreal, que se suele celebrar anualmente entre el 29 de junio y 9 de julio. En Destinia.com puedes encontrar varios hoteles baratos de Montreal, y siempre de buena calidad. Pero, ¿qué no te puedes perder de Montreal si vas de visita?

  • El casco antiguo de Montreal conserva numerosos edificios de los siglos XVII y XIX. Se puede disfrutar del puerto antiguo y de la Place d’Armes, donde se encuentra la preciosa basílica de Notre-Dame de Montreal, el mercado de Bonsecours y la plaza de Jacques Cartier.
  • El Montreal Subterráneo —conocido como RÉSO—, que consiste en un complejo subterráneo de galerías y corredores peatonales de unos 30 km de longitud. El Montreal Subterráneo se concibió para evitar la cruda intemperie en el invierno y la fuerte humedad de los veranos. El RÉSO ofrece acceso a todos los puntos de interés de la ciudad desde el popular estadio de hockety Centre Bell a la Place des Arts. El RÉSO alberga el mayor centro comercial subterráneo del mundo.
  • Recorre, entre los rascacielos de Montreal, la rue de René-Lavésque y sal de compras por la comercial rue Sainte-Catherine.
  • Conoce las impresionantes iglesias de una ciudad que tiene fama en el mundo del turismo precisamente por sus edificios religiosos. La citada basílica de Notre-Dame, el Oratorio de San José —que tiene la segunda mayor cúpula del mundo—, la capilla de Notre-Dame-de-Bon-Secours y la catedral de Cristo (anglicana).
  • Recorre el barrio de Downtown, donde se encuentra el parque de Mont-Royal y la mayoría de los museos de Montreal, como el Museo de Arte Contemporáneo.
  • Montreal, como París, también tiene un barrio latino… Conoce la parte más bohemia de la ciudad.
  • Tumbarse sobre el verde césped del Parque de Monte Royal es una de las cosas obligadas del viajero que recala en Montreal. Otros parques de la ciudad son Parque Jean-Drapeau —con el monumento de la Biosphère— y el Parque René-Lévesque.
  • Festivales de verano: tanto el Festival Internacional de Jazz de Montreal como el Festival Internacional de Cine de Montreal tienen lugar en verano. El primero entre junio y julio y el segundo entre agosto y septiembre.
  • Acércate hasta la capital de Québec, la Ciudad de Québec, cuyo centro histórico, el «Viejo Québec» pertenece al Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1985. Québec está a unos 260 km de Montreal, unas tres horas por carretera, aunque también se puede acceder en tren.

Antes de viajar a Montreal hay que saber que es una ciudad francófona en la que los habitantes agradecen dirigirse a ellos en su lengua diaria; no obstante, no existe problema si se habla en inglés, ya que la población es prácticamente bilingüe. Una vez en Montreal, se puede visitar la oficina de Turismo Montreal: Tourisme Montréal, en el 174 de Notre-Dame Street East.

Para obtener más información sobre cómo participar, clica aquí.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Súmate a la conversación