Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Málaga es mucho más que sol y playa. Sus más de cien municipios y 161 kilómetros costeros –conocidos como la Costa del Sol– permiten hacernos una idea de las increíbles posibilidades que esta provincia andaluza esconde. Un entorno con una riquísima historia y tradiciónn: gastronómica, monumental, ecológica… Su interior, desconocido por muchos, permite acercarse a monumentos, cuevas, sendas y a los pueblos más bonitos de Málaga. Los mundialmente conocidos como pueblos blancos, algunos de los mejor conservados de toda Andalucía.

Málaga huele a uva pasa, la moscatel es uno de sus referentes, y a resina de pino piñonero, tan propio del clima mediterráneo y tan difícil de ver últimamente debido a su tala indiscriminada. Desde Destinia te damos las claves para que disfrutes de las mejores villas malagueñas, algunas bañadas por las cristalinas aguas del Mediterráneo y otras, en segunda línea de playa, desde donde divisar tranquilamente el transitar de los visitantes. Y conste que avisamos por adelanado que dejamos para una segunda entrega los pueblos de la serranía de Ronda, con entidad como para tener su propia reseña.

MARBELLA

Andalucía-Málaga-Marbella

No es necesario tener un yate enclavado en el costoso Puerto Banús para gozar de su arquitectura y su desconocido entorno salvaje. Una de nuestras recomendaciones son las dunas de Artola, un diminuto espacio costero donde el tiempo se ha detenido. Allí se ubica Torre Ladrones, almenara de aspecto defensivo y época musulmana que perteneció a una de las fortificaciones que protegían la costa.

Dentro de la ciudad lo mejor es pasear por su casco antiguo y descansar en la plaza de los Naranjos. No muy lejos de esta plazuela podemos comer en un estrella Michelin de lo más ííntimo: Skina. El local, regentado por el asturiano Marcos Granda, es un reducido tesoro –no caben más de veinte personas–, donde se practica una gran cocina de producto. Imprescindible reservar con varias semanas de antelación.

 

VÉLEZ- MÁLAGA

Epicentro de lo que comúnmente se conoce como La Axarquía, una de las últimas regiones que permaneció bajo la dominaciónn árabe, Vélez- Málaga lanza su mirada al mar. Es uno de los pueblos que mejor conserva su esencia pesquera, en el puerto de La Caleta permanece una de las flotas más numerosas de la zona, lo que permite hacernos una idea de la nutrida oferta culinaria que atesoran la mayoría de casas de comida que recorren el litoral.

La playa de Torre del Mar, con su faro blanquiazul de finales del siglo XIX a un lado, es uno de los bonitos rincones y poco transitados de la siempre bulliciosa Costa del Sol. Si nos desplazamos tierra adentro también podremos deambular por el barrio de la Villa y el Arrabal de San Sebastián, que todavía conservan mucha de la arquitectura que fue en origen musulmana. Una historia de nuestro pasado.

 

NERJA

Cuevas-Nerja-Málaga

Nerja se sitúa en la zona más oriental de la provincia, muy próxima a Granada. Su patrimonio medioambiental y cultural nos habla de importantes cuevas paleolíticas, abruptos acantilados y calas que harían palidecer las de cualquier paraíso caribeño. Así es una de las localidades más bellas de todo el litoral malagueño.

Lo primero que debemos destacar son sus impresionantes cavidades, descubiertas hace medio siglo y de las que todavía hoy se siguen conociendo nuevos hallazgos. Merece la pena visitarlas en junio, cuando se celebra en su interior el Festival Internacional de Música y Danza. Otro de los principales atractivos del municipio son los inaccesibles barrancos de Maro-Cerro Gordo, con una variedad sorprendente de diminutas lenguas de arena.

Y dentro del apartado gastronómico merece la pena probar el pimentón con sardinas y almejas y las famosas batatillas en miel de caña de azúcar. ¿El mejor lugar? La Puntilla, una tasca de barrio de toda la vida.

 

BENALMÁDENA

Málaga-Benalmádena-Castillo-Monumento-Colomares

Lass tres naves que Colón utilizó en su travesía se representan en el Castillo Monumento Colomares.

Su casco histórico, situado a 300 metros por encima del nivel del mar, te permite divisar con tranquilidad el continuo movimiento de turistas de su conocido puerto deportivo. Pequeñas viviendas de prístino blanco que hacen de este pueblo costero uno de los más visitados de la Costa del Sol. El continuo ir y venir de foráneos ha hecho que su atractivo también resida en nuevos espacios como son un delfinario o un mariposario, el más grande de Europa y que alberga 2000 especies exóticas.

Benalmádena también es conocida por el parque acuático Tivoli World, el castillo de Bil Bil, de enlucido rojo y decorado por elegantes azulejos, y el casino de Torrequebrada, inaugurado en 1979 y escenario de varias películas, entre ellas la reciente Toro, protagonizada por Mario Casas, o el homenaje que se erigió a la gesta de Cristobal Colón levantando el Castllo Monumento Colomares.

En muchos bares aún se puede disfrutar de uno de sus manjares más populares: la cazuela de cachorreñas, que es como llaman a las naranjas agrias. ¡Gloria bendita!

 

PUEBLO PITUFO DE MÁLAGA (JÚZCAR)

Olvídense de todo lo que hemos hablado anteriormente: tradición, historia y parajes singulares. O no. Júzcar es una sonriente anomalía dentro de la serranía de Ronda. Lo que durante más de una eternidad fue un bello pueblo de paredes encaladas y caminos empedrados se convirtió en 2011, por obra y gracia de Sony Pictures, en el primer pueblo pitufo del mundo. La distribuidora estadounidense se encargó de liar a los vecinos de la singular villa, incluidos Iglesia y Ayuntamiento, para decorar todos sus muros de añil. A partir del estreno de la película y en los años venideros no han parado de acudir curiosos a contemplarlo. A esto hay que añadir una ruta pitu-tapa, estatuas pitufas, taller de gorros pitufos, manicura… y en noviembre, el fin de semana de las setas, con una importante afluencia de público y de participación de establecimientos.

 

FRIGILIANA

Oculto, como si no quisiera que se supiera mucho de él, se encuentra Frigiliana. Uno de los pueblos más bellos de España, según la Asociación Internacional que los agrupa y a la que pertenecen 43 más con distintivo español. Todo esto permite una difusión y una visibilidad turística sin igual y viene a respaldar lo que muchos andaluces ya pensaban: Frigiliana es uno de los pueblos más bonitos del mundo. De herencia morisca, sus paredes blancas y su casco antiguo lo delatan, pasear por sus calles es toda una delicia para los sentidos. Poblado por innumerables comercios de perfil internacional, un tercio de su población es extranjera, podríamos catalogarlo como un pueblito hípster, donde lo tradicional se mezcla sin ningúnún problema con lo más moderno y al contrario.

Recomendaciones para visitar: la única fábrica de caña de azúcar que existe en Europa, la iglesia de San Antonio, el Museo Arqueológico y sus innumerables bares de tapas. Allí abunda una cocina llena de potajes, guisos de pan, platos elaborados con carne de choto y, como no, mucho dulce. En los vinos destacan los llamados del terreno, en especial los moscateles.

MIJAS

Andalucía-Málaga-Mijas

No pasa el tiempo por Mijas. Su estampa sigue siendo idéntica a la de cualquier postal de hace medio siglo. Sus característicos burro-taxis y las panorámicas a vista de pájaro continúan siendo el mayor sello distintivo de uno de los pueblos de interior mejor conservados de La Axarquía.

Entre los lugares que no podemos pasar sin visitar se encuentran los restos de la antigua fortaleza árabe, la plazuela de los Siete Caños, donde antes estaba el antiguo ayuntamiento, y la plaza de toros, construida en el año 1900 y de planta cuadrangular. Pero si hay algo que no podemos dejar de hacer es acercarnos al mirador de El Compás, próximo a la ermita de la Virgen de la Peña, desde donde podremos divisar toda la Costa del Sol.

 

PUJERRA

El valle del Genal, en la Serranía de Ronda, alberga la llamada ruta de los castaños, uno de los rincones más idílicos de toda la provincia de Málaga. Algunos de los pueblos blancos que serpentean el valle y el río del mismo nombre son Alpandeire, Faraján, Igualeja, Parauta o Pujerra. Este último es uno de los que mejor representa la tradicional industria de la castaña, desde allí se importa este goloso dulce a todo el mundo. La mejor época para recorrer sus bosques es el otoño, de esta manera podremos disfrutar de un paisaje anaranjado que nos haráá recordar los escenarios de series como Twin Peaks. Entre las especialidades gastronómicas encontramos guisos de castañas, como no, y la sopa refrita, un plato popular de la zona compuesto de ajos, pimientos, cebollas, tomates, patatas, huevos y pan.

 

ANTEQUERA

La Alcazaba de #antequera mirando la puesta de sol #turismo #castillos #castle #sunset #andalusia

Una publicación compartida de Turismo de Antequera (@antequeraturismo) el

Catalogar de pueblo a esta ciudad de 40.000 habitantes resulta un tanto aventurado. Y, sin embargo, el ambiente que se respira es el de un reducido poblacho. Los vecinos se llaman por sus nombres y las calles siguen conservando su tradicional empedrado. Un rápido vistazo desde el mirador de Las Almenillas nos descubre otra de las peculiaridades de Antequera: estáá plagada de iglesias. Hasta 33 templos, con sus correspondientes campanarios, podemos contar. Un paisaje realmente bello que esconde en su interior grandes joyas, como es el caso del retablo barroco de la iglesia del Carmen. Sus bares y tascas más tradicionales también ocultan una de las cocinas más ricas y bien valoradas de todo el sur de la península. Ellos son los autores de la porra antequerana, variante del gazpacho, o del conejo a la cortijera.

 

RINCÓN DE LA VICTORIA

Sus bellos vestigios de época medieval quedan ensombrecidos cuando los comparamos con la Cueva del Tesoro, una de las tres únicas grutas submarinas que pueden visitarse en el mundo. La milenaria cavidad cuenta con galerías, pozos y hasta una zona de lagos. Fácilmente podemos decir que es una de las siete maravillas con las que cuenta España.

Cueva del Tesoro 2.jpg
De JamesNarmerTrabajo propio, CC BY-SA 4.0, Enlace

El municipio también tiene a su alrededor otros lugares dignos de ser visitados: el santuario de la Virgen del Carmen; el singular paseo marítimo que recorre la costa, jalonado de escaleras y túneles; el Parque Arqueológico del Mediterráneo, que alberga una pared con réplicas de la Cueva de la Victoria; o el castillo de Bezmiliana, construido en 1766 por Carlos III.

Después de llegar hasta el final de esta ruta, seguro que ya estás pensando en hacer tu próxima escapada a Málaga.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Escribo sobre cultura y gastronomía en El País, El Diario y Madrid Diferente. Presento, junto a José Manuel Costa, el programa Retromanía en Radio 3 Extra y comisario el festival de música Electrónica en Abril, en La Casa Encendida. Nací en 1980 en el Alto de Extremadura, al otro lado del Manzanares. Ni céntrico, ni periférico. Soy malo poniendo acentos.

Artículos relacionados

Súmate a la conversación