Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

¿Te acuerdas de cuando eras pequeño y jugabas con tus Madelman y el Quimicefa? Pues los hay que pasados los 30 años siguen jugando a lo mismo pero a mayor escala, dirigiendo ejércitos y experimentando con bombas. Si, Kim Jong-un estamos hablando de ti.
Así que antes de que nuestro querido líder norcoreano tenga un mal día y le dé por apretar el botón rojo, te invitamos a descubrir todo lo que puedes hacer en Corea del Norte antes de que explote la bomba H.

Adorar al líder, a su padre y al padre de su padre

En lo alto de la colina de Mansudae, en Pyongyang, se levanta el Monumento a Kim Il-sung y a Kim Jong-il, abuelo y padre de Kim Jong-un. Sí, además de estar ante un enrevesado trabalenguas, nos encontramos delante de dos inmensas estatuas de bronce frente a las cuales desfilan cientos de norcoreanos cada día para mostrar sus respetos a los padres de la patria.
Puedes acercarte y hacer fotografías, pero ni se te ocurra tocar las esculturas porque pasarías unos cuantos días en un cómodo calabozo por desacato a la autoridad.
Monumento-Kim-Il-sung-y-Kim-Jong-il
Foto de calflier001 (CC BY-SA 2.0)

Para continuar con esta ruta tan megalómana hay que dirigirse hacia el Palacio del Sol de Kumsusan, donde está el Mausoleo dedicado al abuelo y padre del caudillo, éste último, declarado Presidente eterno de la República. Yacen en sendos sarcófagos de cristal, cual Blancanieves esperando a su príncipe azul. Se puede visitar el recinto los lunes y jueves, pero sin cámara de fotos, para evitar tentaciones de hacerte un selfie con tan magnánimos personajes.
Palacio-del-sol-de-Kumsusan
Foto de D-Stanley (CC BY 2.0)

El Arco de la Reunificación que nunca llega

¿Qué reunificación? Esta mole de piedra se levantó para conmemorar las propuestas de unión de las dos Coreas realizadas por Kim Il-Sung. Pero, ¿tú has visto que los dos países se hayan puesto de acuerdo en algo? Yo tampoco. Así que ahí está, cruzando la autopista de Pyongyang sin demasiado sentido, pero sin ningún tipo de veto para subirlo a tu cuenta de Instagram cuando llegues a casa, porque en este país el acceso a internet está vetado.
Arco-de-la-Reunificación
Foto de D-Stanley (CC BY 2.0)

Torre Juche, la luz del pueblo.

Se trata de un obelisco iluminado de 170 metros de altura que cual faro, alumbra la bahía del río Taedong. Nunca se apaga porque simboliza la fuerza del régimen y a ti te servirá de punto de referencia para no perderte por las calles de la capital norcoreana.
Torre-Juche
Foto de Comrade Anatolii (CC BY-ND 2.0)

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Comunicadora, creativa, redactora de historias y con 20 países recorridos a mis espaldas….¡y los que me quedan! No importa el destino, porque para viajar solo necesitas ganas de comerte el mundo. Y yo tengo mucha hambre. ¿Te vienes conmigo?

Artículos relacionados

Súmate a la conversación