Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Entre comercios tradicionales y guiris ansiosos por tomarse un chupito, se esconde la propiedad privada con más lienzos y frescos de España. El tan madrileño Barrio de Las Letras alberga el señorial y discreto Palacio de Santoña, sede de la Cámara de Comercio desde 1920.

Gracias a iniciativas como Madrid Otra Mirada puede verse concertando cita previa. Si te dejas caer por la capital, consulta si puede visitarse, porque en la fotogalería que te mostramos al final, te darás cuenta de que realmente merece la pena.

Residencia de personajes ilustres desde el inicio de su construcción en el siglo XVI, no fue hasta 1734 cuando comenzó a convertirse en casa palacio de la mano de Juan Francisco de Goyeneche –quien encarga a Ribera la fachada de estilo barroco–. De orígenes humildes, amasó una inmensa fortuna en La Habana que logró traducirse en un gran reconocimiento social a su vuelta a Madrid: Isabel II le otorga el título de Marqués de Manzanedo y es Alfonso XII quien le convierte en Grande de España y Duque de Santoña.

Contrae matrimonio con María de la Cruz Acedo, mujer muy interesada en el arte y en la ostentación. La entrada del palacio, cuyo interior es decimonónico, está presidida por una presuntuosa escalera de mármol de Carrara y estatuas de corte clásico; hay un retrato del Marqués realizado por el mismísimo Madrazo –la réplica de su señora se encuentra en El Prado–; y a decoración de los salones no escatima en pan de oro y demás materiales nobles.

Consigue que este palacete sea el epicentro de las fiestas de la jet set de la época –dicen que la Duquesa le prestó las joyas a la infanta en su boda–. Pero parece que no hay fortuna que cien años dure y tras enviudar, una hija ilegítima venida de Cuba intenta quedarse con la fortuna del marqués. Tras años de litigio –y las malas lenguas dicen que por culpa de sus propios abogados, incluido Canalejas, quien acabó haciéndose con la propiedad– acaba arruinada y con todos sus bienes embargados.

El Palacio se ha restaurado recientemente y sus salones –de estilo francés, turco, de baile u oriental por citar algunos de ellos– muestran el mismo esplendor de antaño: ¡Pasen y vean!

Palacio-duques-santoña-madrid-fachada
Fachada del Palacio de Santoña, ubicado en pleno Huertas
Leon-palacio-santoña
El león de la entrada nos da la bienvenida
figuras-escalera-palacio-santona
Figuras que presiden la escalera de entrada
cupula-entrada-palacio-santona
Cúpula de entrada
gabinete-senoras-detalle-techo
Gabinete de señoras, detalle del techo
gabinete-detalle-suelo
Detalle del suelo de mármol polícromo del gabinete de señoras
salon-oriental-detalle-pared
Detalle de la pared del Salón Oriental
alon-oriental-detalle-pared2
Pinturas del Salón Oriental
salon-turco-detalle-pared
Salón Turco, motivos ornamentales de la pared
salon-turco-techo
Techo del Salón Turco
comedor-gala-detalle-escudo-marques
Detalle del techo del comedor de gala. Puede verse el escudo del marquesado.
ccomedor-gala-detalle-techo
Pintura del techo del comedor de gala
salon-luisxv-detalle-techo
Detalle del techo del Salón Luis XV, donde las iniciales del Marqués están presentes
salon-luisxv-lampara
Detalle de lámpara y techo del Salón Luis XV
salon-de-baile-anfiteatro
Los balconcitos para divisarlo todo en el Salón de Baile
salon-de-baile-detalle-techo
Pinturas en techo y pared del Salón de Baile
Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Amante de las series de policías y la crónica negra en general. Gallega convencida. Me encantan las nécoras y las aceitunas. Y viajar. Si veis demasiadas tildes, es que a veces la RAE y yo discrepamos.

Artículos relacionados

Súmate a la conversación