Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina y todos estamos deseando hacer una escapada a la playa o vivir nuevas experiencias en un destino exótico. Pero disfrutar de tan merecidos días de descanso no tiene por qué dejar nuestros ahorros en las últimas, porque viajar no es caro y descubrir mundo por un precio razonable es posible. ¿No nos crees? Pues presta atención a estos consejos, para que el único gasto que hagas sea el de la suela de tus zapatos cuando recorras mundo.

Respeta tu presupuesto

La mejor forma de ahorrar en vacaciones es disponer de un presupuesto cerrado y sobre todo respetarlo, para evitar sorpresas desagradables al volver a casa. Además, al reservar nuestro viaje tenemos que tener claro qué servicios están incluidos en el mismo, para evitar gastos imprevistos por tasas o excursiones adicionales.
Presupuesto
Foto de Tax Credits (CC BY 2.0)

No existen las ofertas de última hora

Encontrar una auténtica ganga en vuelos verano para los destinos más populares es casi imposible. Pero, ¿y si viajamos a un destino poco solicitado u optamos por hacerlo en temporada baja? Seguro que encontramos precios más competitivos. También es buena idea evitar los desplazamientos los días 1, 15 ó 30 de cada mes, así como los viernes y domingos, ya que son los días con mayor volumen de tráfico de la semana.

Donde es fácil encontrar ofertas de último minuto es en los paquetes vacacionales ya que conforme se acerca la fecha de salida, saltan chollos para completar las plazas que se han quedado desiertas. Quizá no puedas ir al sitio que tenías pensado…. pero seguro que encuentras alguno para escaparte unos días de vacaciones.
Consejos para volar

Sácale el máximo partido al aeropuerto

Si quieres ahorrar unos cuantos euros, procura volar a aeropuertos secundarios o hacerlo desde un aeropuerto alternativo. Incluso sumando el coste adicional del autobús o del taxi para llegar allí, seguramente te compense desplazarte hasta uno de ellos. Y si solo puedes llegar a uno de estos aeropuertos con tu coche y vas a dejar tu vehículo en su aparcamiento mientras estás fuera, reserva la plaza de parking con antelación para tener todos los gastos bajo control.
Aeropuerto
Foto de Nick Harris1 (CC BY-ND 2.0)

Evita el exceso de equipaje

¿De verdad necesitas una maleta tan grande? Si sabes como optimizar el espacio de tu equipaje de mano, no necesitarás viajar con maletas enormes y te ahorrarás los gastos de facturación.
equipaje de mano
Foto de IHQ (CC BY-SA 2.0)

Y por supuesto, compara y reserva con antelación

Si queremos ir de vacaciones en julio o agosto, ¿por qué no empezamos a comparar precios de posibles destinos entre noviembre y febrero? El turista inglés es un buen ejemplo ya que reserva con una antelación mínima de 2 o 3 meses, ahorrando así una cantidad interesante en su descanso estival.
Para los grandes viajes, lo ideal es reservar con un mínimo de 2-3 meses para que, además de encontrar buenos precios, haya tiempo de sobra para todos los trámites administrativos como renovar pasaporte o solicitar visados, vacunas, cartas de invitación etc. Para viajes de media y corta distancia, al menos con un mes. En el caso de los vuelos, hacer la reserva uno o dos meses antes de volar será suficiente. Y en hoteles, se recomienda buscar habitación con 40 días de anticipación.
calendario
Foto de photosteve101 (CC BY 2.0)

No pagues de más cuando llegues a tu destino

Una vez en el destino puedes disfrutar de tus vacaciones sin que sufra tu presupuesto.
Evita ir a restaurantes de lujo ya que los locales tradicionales, donde van a comer los lugareños, son los que suelen ofrecer mejor relación calidad-precio.
Infórmate de los días y horas en los que se puede acceder a los museos y monumentos más importantes de forma gratuita. Y si puedes, haz la reserva de las entradas desde casa antes de salir de viaje, porque muchos museos ofrecen interesantes descuentos por esta vía.
Ticket museum
Foto de Forgemind Archimedia (CC BY 2.0)

Y por último, averigua si existe algún tipo de abono de transporte que te permita desplazarte de forma más económica entre los distintos lugares que quieras visitar. Porque viajar no tiene por qué ser un lujo, y un presupuesto ajustado no tiene por qué limitar tus ganas de conocer mundo.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Comunicadora, creativa, redactora de historias y con 20 países recorridos a mis espaldas….¡y los que me quedan! No importa el destino, porque para viajar solo necesitas ganas de comerte el mundo. Y yo tengo mucha hambre. ¿Te vienes conmigo?

Artículos relacionados

Súmate a la conversación