Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

¿Quién no ha querido conducir hacia el ocaso por las infinitas carreteras de los desiertos de Estados Unidos? Si uno de los sueños de tu vida es recorrer la mítica ruta 66 y sacar tu lado más salvaje a lomos de una Harley, marca en tu mapa lo que tendrás visitar para disfrutar al máximo de tu aventura americana. ¡Born to be Wild!

Chicago, en busca de la Harley-Davidson perfecta (Illinois)

Un buen punto para comenzar la ruta 66 es Chicago, con su animada vida nocturna y sus clubs de jazz tan míticos como The green mill, donde el mismísimo Al Capone se sentaba a escuchar música en los años 30. ¡Y no te olvides de acercarte al concesionario de Harley-Davidson en el número 2929 de Patriot Boulevard y alquilar una de estas motos de leyenda!
Harley-Davidson
Foto de Moyan_Brenn (CC BY 2.0)

Una parada en el camino en el Tally’s café (Tulsa)

La ruta 66 atraviesa los estados de Illinois, Misuri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, California y Arizona. En algún momento tendrás que hacer un alto en el camino para reponer fuerzas, ¿no? Te recomendamos el mítico Tally’s Café, en Tulsa, donde te servirán comida casera 100% americana en un local que ha permanecido inalterable a lo largo de los años: sofás de cuero rojo, suelo de azulejos blancos y negros y una decoración con carteles de neón que te hará sentir que de verdad has llegado a la América profunda. No te vayas del local sin probar sus sabrosísimas hamburguesas acompañadas por una más que generosa ración de patatas fritas. So Good!
Tally's Cafe
Foto de samparadise (CC BY-NC 2.0)

Una noche en el hotel Big Texan (Texas)

A tu paso por Texas tienes que pasar al menos una noche en el refugio motero del Big Texan Hotel. Un hotel donde todo es a lo grande y donde encontrarás todos los tópicos texanos que tengas en mente: estatuas de toros de rodeo, inmensas cuernas colgadas de las paredes, personal ataviado con sombreros vaqueros ¡y hasta una piscina con la forma del estado de Texas! Y para los más valientes, el hotel reta a los amantes de la carne a comer de una sentada un enorme filete de 2 kilos de peso. ¿Te atreves?
BigTexan Hotel
Fotografía extraída del sitio: https://www.facebook.com/thebigtexan

Nuevo México, un viaje al territorio comanche

Nuevo México es el estado con mayor diversidad cultural de Estados Unidos y en él la ruta 66 te llevará hasta la ciudad fantasma de Glen Río, dividida por la frontera que separa Nuevo México de Texas. ¡Podrás tener un pie en cada estado al mismo tiempo! Desde este pueblo abandonado estarás muy cerca de Tucumari, antiguo territorio comanche, y a medio camino entre los históricas poblaciones de Albuquerque y Amarillo, donde podrás visitar el famoso Cadillac Ranch. Se trata de una instalación artística consistente en una fila de coches Cadillac de brillantes colores semienterrados en vertical en medio de la nada. Curioso, ¿no?
Cadillac Ranch
Foto de waxhawian (CC BY-SA 2.0)

El Gran Cañón del Colorado, bienvenidos al salvaje oeste americano

Que los más puristas nos perdonen porque el Cañón del Colorado, estrictamente hablando, no forma parte de la ruta 66, pero si lo tuvieses a tan solo unos kilómetros de distancia y a lomos de una Harley-Davidson, ¿no te asomarías a sus desfiladeros? Desde la población de Williams se puede tomar la ruta 64 y acceder a una de las ¿siete? maravillas naturales más espectaculares del mundo. ¿Te lo vas a perder?
Gran Cañón del Colorado
Foto de B Rosen (CC BY-ND 2.0)

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Communicative, creative, a story writer with 20 countries behind me and all the rest in front of me! It doesn’t matter where I go because travelling requires nothing more than the desire to eat up the world. And I’m very hungry. Are you coming along?

Artículos relacionados